jueves, 28 de diciembre de 2017

Anker Classic Bluetooth Speaker: Una grata sorpresa

Hasta para el usuario menos informado la marca Anker tiende a ser sinónimo de cargadores, cables, cargadores portátiles, adaptadores, etc. Sin embargo, una navegación un poco más profunda por su portafolio de productos puede traer muchas sorpresas, como su línea de fundas protectoras para teléfonos y, por supuesto, su línea de audio. No fue un encuentro planificado el mío con los parlantes Classic Bluetooth de Anker pero, como indica esta nota, ha sido una grata sorpresa.


Le había recomendado a mi padre, que estaba en búsqueda de un parlante inalámbrico que reemplace al Scosche que había sufrido intensos daños tras una desafortunada caída, comprara unos Chant Mini de House of Marley que, a mi parecer, presentaban una buena combinación de calidad y precio. Por alguna extraña razón que aún escapa a mi entendimiento, él terminó comprando estos parlantes de Anker y, hasta el momento, su experiencia ha sido tan buena que me tuve que acercar a hacer una revisión más a fondo. 

La caja no es muy diferente a la de otros productos de la marca y trae lo suficiente para una experiencia completa: Un cable MicroUSB para cargar, un cable auxiliar (de plug a plug) de 3.5mm, una bolsita de tela para poder llevar el parlante, la respectiva literatura y el parlante en sí. 


El diseño no llama mucho la atención, es un cubo chato de esquinas redondeadas de 8cm x 8cm con una altura que apenas llega a los 6 cm. Hasta hace poco estaba disponible en blanco y en negro, con un plástico más liso y brillante en la versión blanca y un acabado más mate en la versión en negro (hoy, en el sitio oficial a Anker, sólo está disponible en negro). Cabe perfectamente en la palma de la mano y se ve lo suficientemente elegante y minimalista que pasaría desapercibido en cualquier decoración. 

En líneas generales, la calidad de construcción es bastante buena. Una combinación de plásticos que le da una bastante sólida integridad estructural. No es tan pesado como parece, pero sí se siente más pesado que otros parlantes inalámbricos que he sostenido. No es una construcción premium por ningún lado, pero da la apariencia de ser un dispositivo más costoso de lo que en verdad es. 

En la parte frontal tiene tres botones, uno, en el medio, que es el de reproducir y pausa (y atender llamadas) con los botones de control de volumen arriba y abajo respectivamente. Cabe destacar que el control de volumen es interno del parlante y no se vincula al terminal emparejado con él.  Debajo de estos tres botones hay un pequeño orificio donde está el micrófono que se usa para las llamadas. Del lado derecho tienes el interruptor de encendido, un Jack de 3.5mm que funciona como entrada de audio, el puerto USB para carga y una pequeña luz LED que indica el estatus de la carga. 


El proceso de emparejamiento es de los más sencillos que he realizado, pues el mismo parlante, a los 3 segundos se encenderse, se pone en modo búsqueda sin ningún tipo de acción. Todo ocurre directamente en el teléfono que tiene que buscar y conectar. Una vez emparejados la primera vez, la conexión es inmediata si el bluetooth del teléfono está activo. 

La calidad de sonido es impresionante para un dispositivo de esta categoría: Una potencia suficiente para musicalizar una habitación mediana sin distorsionar la música. Buena potencia de bajos, pero con unos agudos claros y nítidos. En líneas generales el sonido de estos parlantes tiene una profundidad de la que pocos pueden presumir. Desde la música clásica, pasando por el rock, metal progresivo, jazz, reggae hasta la música electrónica se escuchan muy bien desde el Anker Classic

En cuanto a la duración de la batería, en el papel ofrece unas 20 horas de reproducción continua, no he tenido ni el tiempo ni la paciencia para hacer una prueba de esta magnitud, sinceramente, pero han aguantado el uso intenso de este corto período de prueba, sumado al uso casual que mi padre le da. Cabe destacar que, para probar el parlante, no lo he puesto a cargar ni una vez. 


Lo más sorprendente de todo es que el parlante en cuestión, en el sitio oficial de Anker, cuesta 20 dólares. Eso es, al menos, la mitad de lo que cuestan los Chant Mini de House Of Marley que le había recomendado a mi padre. Precisamente es esta relación precio-calidad la que pone al Anker Classic en un puesto muy alto. 

Definitivamente, estos parlantes son una sorpresa muy grata. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario